El diario de roadstories: El tiempo es infinito pero nosotros no

El diario de roadstories: El tiempo es infinito pero nosotros no

Por un momento me detengo a pensar si he logrado hasta el momento todo aquello que me he propuesto alcanzar, y sin duda alguna podría dar una respuesta en negación a ello; no me ha alcanzado el tiempo siquiera para pensar en aquellas cosas positivas o negativas de mi vida, de mi existencia, de todo aquello a lo cual he formado parte en este mundo. A veces creemos que la vida nos alcanzara para hacerlo todo, muchas otras veces esto se ve contrarrestado por la frase

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Tal vez esa frase tenga algo razón, no sabemos si el día de mañana existirá para cada uno de nosotros.

Miro más allá de mi actual existencia y fijo en mi mirada a un niño que quiso ser veterinario, amante de todo aquello que es humanitario. Voy mucho más allá de la inocencia y percato que una vez quise ser alguien importante tras una oficina o etiqueta de jefe empresarial. Regreso entre mis pensamientos e inocentemente solo quise tener una casa con un carro y muchos perros. Pensé en tantas cosas que para ese momento no fueron tontas, pero para mi actual existencia de cierto modo lo es. Y es que es simple, no me alcanza hoy la vida circunstancial para hacer ni la cuarta parte de todo aquello que pensé querer hacer o ser.

No digo tal vez que no esté agradecido de las cosas que tengo hoy día, ni mucho menos insatisfecho de quien soy, he logrado tantas cosas que aun no las puedo creer. Pero con estas líneas torpes quisiera contrastar mi realidad con el deseo, y sobre todo con el tiempo, un factor en nuestras vidas que no se desgasta pero nosotros sí. Definitivamente si la inmortalidad existiera de igual no sería lo mismo, tal vez todo esto se convirtió en una carrera por  lograr en lo mayormente posible aquello que me propuse antes de llegar a tener pensamientos tan maduros, pero tan ilógicos a la vez.

Muchos se preguntara la razón, pero es sencillo también de responder, solo deberíamos estar agradecidos de simplemente existir aun con el factor tiempo recordándonos que no queda mucho, que ya las cosas están por terminar, que disfrutemos cada segundo, minuto y horas de él, agradeciendo cada segundo de respiro y oportunidad que tenemos de cambiar, de elegir opciones, de la libertad en que tu mente puede proyectar tu vida para trazarse metas.

El tiempo seguirá siendo el mismo, corriendo por sí mismo y jugando a acabar la vida de cada uno de nosotros.

Recuerda votar por @cervantes como testigo aquí 

Deja un comentario