EL diario de roadstories: El bloqueo atávico de mi mente.

EL diario de roadstories: El bloqueo atávico de mi mente.

Últimamente he estado experimentando temor, frustración y una pesadez que se ve reflejado en el aura de mi cuerpo y de mi espíritu. Hay ocasiones en las cuales cuestiono la razón por la cual he llegado hasta este punto de mi vida, como es que recorrí un largo camino durante más de 6 años de una manera satisfactoria aun cuando  tropecé, caí y me levante con tantas energías que pude contrarrestar y escalar toda barrera que se me cruzaba en mi camino.

Pocos de lo que se han detenido a leer esto antes de votarlo o simplemente ignorarlo se preguntaran de que rayos estoy hablando, o que intento decir con estas líneas; es comprensible.

Todo empezó cuando tuve la brillante idea de cambiarme de carrera hace unos 5 años atrás; al igual que mis padres, pensaran que estuve loco al cambiarme teniendo 5 semestres encima de ingeniería de sistemas. La mayoría que ha pasado por la universidad sabe que es al 4to semestre que se dejan de ver las materias básicas para iniciar con aquellas que están directamente relacionada con la carrera en sí. Bueno, fui uno de los afortunados que se dio cuenta a “tiempo” que ese no era mi mundo. Claro, mucho menos cuando tus mismos profesores te alientan al decirte que la mayoría de los ingenieros terminan siendo taxistas o arreglando computadoras en sus casas, ojo, eso no es un ingeniero en sistemas.

En fin, yo decidí cambiarme con el simple hecho de estudiar una carrera similar a la persona a la cual amaba para ese tiempo, y aun amo en el presente; por cuestiones del destino nunca pudimos cruzar nuestras vidas como futuros profesionales, y nuestra vida amorosa se desplazo también un poco, pero algo me quedo para ese entonces, el inicio de una carrera cuyo trayecto ame demasiado, y lo digo en este sentido porque ya estoy en la recta final, y esto es lo que me perturba.

A veces tiendo a pensar y relacionar todo esto con el temor de perder algo que amas, y es tonto tal vez que se me cruce eso por la mente, pero supongo que realmente amaba tal vez la rutina que tenia, el enfrentarme cada día con un nuevo desafío con el ferviente objetivo de cumplir la meta; tener una toga que cubra mi cuerpo y en mis manos temblorosas un titulo que me certifica no como un profesional más, sino como alguien que hizo todo esto por amor; por un amor que termino hace mucho tiempo, pero que aun está latente; pero que a su vez, de ello, pude amar esa meta,  o más bien, mi carrera; con esto quiero decir que efectivamente de un amor nació otro más.

Hoy en día mi mente se perturba por el simple hecho de pensar en que debo comenzar a redactar el primer capítulo de una historia que para mi llega a su fin a pesar de que “seguiré estudiando”. Pero les seré sincero, estoy bloqueado. No como escritor, sino como alguien que tal vez evita indirectamente dar pasos para llegar al final. Muchas de las veces me siento dispuesto a iniciar la redacción del planteamiento del problema e inicio con una palabra y luego mi mente simplemente vuela entre los recuerdos, bloqueando totalmente esa parte profesional en mí; debo confesar humildemente que, esta es la primera vez que me sucede. Pero bueno he investigado las diferentes variantes y aun no he dado con la respuesta para disipar ese “tal vez sea esto”.

Planteamiento del problema

En vista de que el mundo no puede ser manejado por animales solamente, la humanidad debe sacrificarse arduamente para, vivir, estudiar, disfrutar, trabajar, enfermar, envejecer y morir. Ah se me olvida, tener sexo, fumar y hacer más el mal, que el bien, con la simple excusa que somos seres imperfectos.

De acuerdo a muchos estudios los humanos tienen la capacidad motora e inteligencia para absorber los conocimientos y ponerlos en práctica, haciéndolos seres capaces de desarrollar cosas que en el transcurso de la evolución son novedosas, algunas tontas y otras pocas inteligentemente bien trabajadas.

Soy un humano, y no escapo de esa realidad, por eso me planteo una única incógnita

¿Por qué existe miedo en mí y no me siento en la capacidad de terminar este capítulo de mi vida?

Estoy seguro que en el transcurso desde este día hasta el día de la independencia “24 de octubre” (presentación formal de mi proyecto como requisito para optar al título de Contador Público), es que descubriré la respuesta a esta única e inexplicable incógnita que hasta los momentos perturba y bloquea mi mente.

PD: espero desbloquearme pronto.

PD2: me queda poco tiempo.

 

 

 

 

Deja un comentario