Trilogía: Atrapada bajo el dominio de la fama. (Final Part II)

Trilogía: Atrapada bajo el dominio de la fama. (Final Part II)

Mientras era reconocida y aplaudida por el público que la admiraba, ella muy adentro de si no lograba entender porque aquello no la hacía sentir feliz, se preguntaba repetidas veces que le faltaba a su vida para sentirse plena. Había obtenido la fama que tanto soñó, conoció a un hombre maravilloso que la amaba y cuidaba.

Pero también se sentía limitada para vivir, no disponía de tiempo para hacer cosas cotidianas, su agenda era manejada por personas que sin preguntarle disponían de casi todo su tiempo para distribuirlo en sus compromisos diarios. Ya a un nivel más alto en su vida profesional, le tocaba salir acompañada por algunos agentes de seguridad que le impedían tener cierta privacidad, no podía evitar considerarse encarcelada en su propio entorno.

Surgió un nuevo proyecto de mucha importancia y renombre, tocaba filmar una película donde ella, Elizabeth y parte del elenco inicial tenían una participación exclusiva. Por supuesto Mónica había sido escogida para ser protagonista. Elizabeth una vez más dejaba salir a la luz su inconformidad de estar siempre bajo la sombra de Mónica, surgieron algunos conflictos entre ellas que necesito la intervención de algunas personalidades involucradas en el proyecto.

Mónica aceptando su acostumbrado rol, solo pidió que se le concediera un mes para ella preparar junto a su familia y prometido su boda, quería hacer un paréntesis en su vida como famosa para dedicarse a organizar de manera apresurada el evento que en ese momento representaba lo más importante para ella.

Durante ese tiempo junto a todos quienes la apoyaban, se concentraron en los preparativos que conlleva una boda. Fueron invitados algunos amigos cercanos, sus compañeros de trabajo, algunas personas importantes del medio donde se desenvuelven y toda la familia de ambos.

Fue una celebración soñada, ella lucía un hermoso vestido que realzaba mucho más su hermosa figura, acompañado de algunas prendas muy costosas pero delicadas a la vez, un maquillaje muy suave que destacaba aún más su belleza natural, ese día se olvidó de la mujer famosa que era para convertirse en una novia llena de emociones e inocencia.

Erick al verla quedó deslumbrado, su corazón latía muy rápido y se sentía invadido por un sentimiento grande y profundo que lo dejaba casi sin aliento. Entendía que era afortunado de unir su vida a ella, no por su fama sino por la bella persona que era ella, por su amor y por la estrecha relación que juntos se esforzaron por construir durante su noviazgo.

Después de la celebración a la que Elizabeth no asistió por supuesto, por dejarse llevar por su egoísmo y reconcomio. Ellos viajaron a una isla muy nombrada por sus hermosos paisajes y por la tranquilidad del lugar. Allí su estadía sería solo de 3 días ya que les tocaba retornar a su trabajo donde les esperaba una apretada y agotadora agenda. Esos días sirvieron para que ella se sintiera feliz, amada y atendida por su esposo, llegando a sentir que era dueña y protagonista de su propia vida.

Pasado un mes después de esto, ellos se dejaban llevar por las exigencias del momento, durante algunas pocas horas de descanso se olvidaban del lugar y se expresan su amor. Esto irritaba ferozmente a Elizabeth, ella lo tomaba como una provocación por parte de los dos, empezó a llenarse de mucha rabia hasta convertirse en un odio por Mónica, su celo empezó a cegarla al extremo de querer desear la muerte de aquella a quien ella vio siempre como su rival.

Erick sabía lo que Elizabeth sentía por él, sin embargo, nunca correspondió ni dio motivos para alimentar sus sentimientos, siempre fue respetuoso y marcó cierta distancia con ella en lo personal pero en el campo laborar mantuvo su ética como profesional dándole su debido reconocimiento y apoyo.

Ya en la mente de Elizabeth crecía el deseo desmedido de hacerle daño a Mónica, era algo para lo cual ella estaba dedicando tiempo en calcular cómo llevarlo a cabo. En una de las escenas de la película se requería que Elizabeth le ofreciera un café a Mónica mientras la visitaba en su casa.

Durante la grabación de aquella escena, Elizabeth maquinaba cómo hacer para lograr poner algo en el café sin que nadie se diera cuenta. Estaba decidida a dar rienda suelta a sus sentimientos malsanos. Así logró poner unas gotas de un fuerte veneno que terminaría con la vida de la persona que ella tanto odiaba. Ella estaba convencida de que Mónica le había robado todo, el primer lugar en su trabajo, el cariño de sus colegas, la admiración del público y el amor de Erick a quien ella llego amar sinceramente sin ser correspondida.

En medio del desarrollo de la escena, una vez que Mónica se toma el café sin imaginar lo que estaba a punto de suceder, acompañada de la extraña mirada de Elizabeth, empieza a sentir casi que de manera instantánea un inmenso dolor y ardor en su estómago, como si algo la quemara por dentro.

Inmediatamente cayó al suelo con sus manos colocadas a la altura de su estómago, todos los presentes quedaron impresionados y corrieron así ella para averiguar lo que ocurría, por segundos ella abrió sus ojos llenos de lágrimas buscando entre las personas la mirada de su amado Erick, necesitaba como siempre de su protección, estaba confundida y no entendía lo que le pasaba.

Enseguida él tomándola en sus brazos echó a correr como loco en medio de la confusión de la gente, estaba desesperado viendo como su hermosa esposa se desvanecía cada vez más en sus brazos, hasta el momento que dio su último suspiro. Al llegar donde le aplicarían los primeros auxilio, escucho una voz que decía sin vacilación – ella acaba de morir- expresó el médico extrañado.

Al escuchar aquellas duras palabras Erick enloqueció expresando su negativa de aceptar esa terrible realidad, agarro su mano y la besaba con impotencia dejando caer sus lágrimas sobre ella, por algunos instante sacudía el cuerpo se su esposa con la esperanza de que todo fuera un error.

Allí se vivió la escena más desgarradora de la trayectoria de Mónica, aun en medio de las circunstancia ella seguía siendo la protagonista principal. Todos se miraban sin llegar a comprender cómo era posible tal situación. Erick estaba devastado renuente a creerlo, no dejaba que se llevaran el cuerpo sin vida de su amada, la miraba fijamente como esperando ver un movimiento en ella que le hiciera ver que todo era una mentira.

Elizabeth quiso escapar del lugar pero fue detenida por el personal de seguridad, estaba fuera de sí, se escuchaba sus repetidas frases – ella debía morir- la cual pronunciaba con voz quebrantada. Al escuchar esto todos supieron que ella era la causante de ese fatal desenlace. Al oírla Erick cerró sus ojos y reclinó su cabeza cerca de la de Mónica, apenas se daba cuenta de lo que indudablemente comenzaba a verse como algo real.

La noticia empezó a correr como era de esperarse, su familia fue notificada por parte de unos de los productores de la película, Erick no tenía ganas ni de hablar se mantuvo en silencio por mucho tiempo, solo deseaba sumergirse en la profundidad de su dolor.

Elizabeth fue sentenciada a muchos años de prisión, una vez más le tocó retorcerse de ira al saber que a pesar de su muerte, Mónica sería recordada como esa grandiosa mujer que todos conocieron por su excelente talento y vocación. Además, quienes la conocieron de cerca valoraban su indiscutible esencia como ser. A pesar de llegar a la fama, siempre fue la amiga abordable de una notoria sencillez y extraordinaria profesional.

Mónica fue una excelente hija y hermana, por un corto tiempo se convirtió en la esposa que amaba a un hombre que llegó en su vida para enseñarle lo que era el verdadero amor, compañerismo y fidelidad, toda su atención era para ella. Juntos lograron labrarse el reconcomiendo del público que tanto la admiraba. Sin saberlo quedó atrapada bajo el dominio de aquella fama que le costó su vida y el amor de todas las personas que la rodeaban.

Deja un comentario