El diario de roadstories: juegos de memorias y rompecabezas

Muchas cosas han pasado ultimamente, se suponía que esta semana será crucial, era la fecha de presentación y culminación de una parte importante de mi vida, hasta que recibí una llamada donde se me informaba que la fecha iba a correrse una semana más. Lo primero que pensé luego de quejarme y suspirar, fue que iba a tener una semana más sin dormir.

Todos mis pensamientos nocturnos se convirtieron en números, porcentajes, variables, comportamientos, reducciones, disminuciones, PIB consolidado, y más y más PIB clasificado. He llegado a pensar que mi mente se apoderó completamente de mi, pero de cierto modo si es así, mucho mejor para mi, asi no estoy pensando en aquellas cosas que me hacen sentir débil cuando por el momento y en el futuro necesito ser más fuerte de lo que me he convertido.

En estos últimos días que estuve redactando mis agradecimientos y dedicatoria pude recordar todo el transcurso de mi vida universitaria, desde ese primer dia en clases de química donde todos nos veíamos las caras de preocupados y de ansiedad, hasta ese momento en que finalice aquella redacción tan significativa en la cual hasta ese último punto y final pude sentir. Recordé que ese primer dia hice fabulosas amistades con dos de mis actuales amigas quienes son hermanas para mi. Me trataron como si nos conocieramos de todo el tiempo y solo teníamos minutos de habernos visto. Creo que esa es una de las cosas que más agradecido he estado dentro de mi vida universitaria.

Pude apreciar también, que no me he sentido en ningún momento arrepentido de muchas cosas que hice para ese entonces, como por ejemplo cambiarme de carrera a mitad de otra; creo que sí pongo en una balanza mis decisiones, esa ha sido la mejor de todas. Lo curioso de ello es que mi transferencia a otra carrera fue cuestión de juventud y no porque era una decisión que ya tenía pensado de antes, fue meramente impulso de un joven enamorado, pero que al final de ese amor nació otro, una pasión entera por mi carrera y mi formación como profesional, destacando que de verdad disfruto mucho lo que hago y estoy seguro que lo que hare proximamente me gustara mucho más.

El camino de verdad que no fue nada sencillo, pero siempre he pensado que las cosas que uno más quiere en la vida no se obtienen fácilmente. Es ese mismo duro proceso que nos hace querer más y más intentarlo para llegar al resultado final y poder de esa manera saborear lo que ansiabamos desde un inicio. Eso es un pensar que aplico para todo, inclusive para mi vida amorosa que ha sido un total desastre últimamente, pero a pesar de ello, ha sido como un juego de rompecabezas o memoria en la que voy probando pieza por pieza, fallando, pero una que otras veces encajando; con el único objetivo de ver el resultado final, pues ansío ver lo que quiero ver, y no detenerme a pensar que no lo logre simplemente porque no lo intente.

Si antes era alguien que colocaba piezas de rompecabezas para el bien de otro, ahora quiero hacerlo por el bien mío, hacer las cosas lo mayormente posible para mi y aunque esté esperando ansioso algo, o ese alguien, quiero seguir caminando por ese sendero de memorias y momentos que tengo por construir.

Deja un comentario